logo AGL

Cómo cubrir las necesidades energéticas durante los meses más fríos

02/12/21

GASLICUADO
HORECA
INVIERNO

El frío ya está aquí, adelantándose a la llegada oficial del invierno. El gas licuado es el combustible más eficiente para cubrir las necesidades energéticas en muchos hogares y establecimientos como restaurantes, casas rurales o balnearios, entre otros.

Las bajas temperaturas ya han llegado para quedarse con nosotros durante unos cuantos meses. Cuando el invierno irrumpe en nuestras vidas, hogares y establecimientos de todos los sectores encienden sus calefacciones como resguardo ante el frío e incrementan su demanda de agua caliente.

Para cubrir estas necesidades energéticas adicionales, las soluciones más convencionales no siempre son la mejor solución y en ocasiones ni siquiera son una opción, como veremos más adelante. Durante estos meses es indispensable elegir un combustible coste-eficiente, flexible y lo más respetuoso posible con el medio ambiente, de manera que podamos combatir las inclemencias del tiempo de forma sostenible y eficiente.

En este sentido, el gas licuado es el combustible perfecto. Te explicamos por qué.

Un aliado para el entorno rural y zonas de difícil acceso

Vaya por delante que, en zonas rurales, áreas escasamente pobladas o, incluso, las islas, el gas licuado es la única opción viable en muchos casos.

Por un lado, la red convencional de gas no llega a todos los rincones y, por otro, las energías renovables aún están abriéndose camino, de manera que todavía necesitan un complemento para garantizar el suministro.

Para paliar las bajas temperaturas y el frío de esta época del año, es todavía habitual que particulares y empresas opten por el uso de combustibles tradicionales, para calentar estancias y el agua que emplean. Esto hace que el gas licuado sea la alternativa energética perfecta para estas zonas por su alta eficiencia y versatilidad, además de tener una combustión limpia y baja en carbono.

Las casas rurales son un claro ejemplo de la idoneidad de esta fuente de energía. Se trata de construcciones muy diferentes de, por ejemplo, un bloque de viviendas, lo que hace que determinadas tecnologías habituales en los entornos residenciales de las grandes ciudades no sean una alternativa real para estos edificios. En estos casos, sin importar su ubicación, el gas licuado llega hasta ellas en el formato que necesiten para su consumo y les permite cubrir todas sus necesidades de calefacción, climatización, cocina, energía para electrodomésticos o chimenea y, además, calentar el agua caliente.

Además, en este tipo de entornos también podemos encontrar establecimientos con necesidades muy específicas como es el caso de los balnearios, muchos de ellos situados al pie de ríos o lagos, o apartados de núcleos urbanos. Para cubrir sus requisitos de calefacción, aires acondicionados o climatización de las termas de manera sostenible, el gas licuado es la energía más idónea. 

El caso del sector HORECA

foto-12_uso-horeca-20211202125942.jpg

Para los hoteles, restaurantes y empresas de cáterin – el conocido como sector HORECA –, que necesitan de una alta potencia energética para llevar a cabo su actividad económica, el gas licuado es la respuesta más eficaz.

Además de ser un combustible que pueden utilizar para mantener encendidos los electrodomésticos, o para la calefacción, también está altamente recomendado para las cocinas y fogones. De hecho, de acuerdo con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), las cocinas de gas son las más eficientes.

Otro uso clave para este sector es el de los calefactores, también llamados calienta-patios. Estos dispositivos son la opción más afianzada para calentar las terrazas u otros exteriores durante el invierno y la época de frío. Su uso ha sido realmente importante para muchos negocios en los últimos tiempos, debido a las restricciones derivadas de la COVID-19. Gracias a ellos y al gas licuado que utilizan como combustible, los establecimientos del sector HORECA han podido disponer de zonas seguras donde poder llevar a cabo su actividad y maximizar la rentabilidad de sus terrazas incluso en otoño, y próximamente en invierno.

¿Qué ocurre con su uso en hogares?

A través del gas licuado, los hogares – estén situados en núcleos urbanos grandes o en zonas más apartadas – no solo pueden cocinar, calentar el agua o encender la calefacción, sino que también cuentan con una opción idónea para un amplísimo abanico de usos, desde la climatización de piscinas hasta necesidades más básicas como la generación de energía eléctrica para alimentar a los electrodomésticos.