logo AGL

Analizamos los principales usos sectoriales del gas licuado en España

08/04/22

#GASLICUADO
#SECTORES

El gas licuado es una energía fundamental para múltiples sectores de actividad por los beneficios que aporta en su eficiencia, su versatilidad y fácil aprovisionamiento y su disponibilidad. También resulta clave para el suministro de hogares y consumidores finales, especialmente en entornos rurales y territorios alejados que están fuera de la red de gas natural.

Hogares


foto-7_-uso-cocina-fuego-20220408141141.jpg


Aproximadamente el 15% de la población española, unos 7 millones de personas, viven en municipios rurales, a la vez que estos representan más del 80% de los municipios y ocupan alrededor del 84% de la superficie del territorio español. Dado que la infraestructura habitual para el suministro de determinadas energías en estas áreas es considerada deficitaria, siendo claramente insuficiente en los territorios más remotos, sus habitantes necesitan disponer de fuentes de energía alternativas que puedan actuar de respaldo y complemento al despliegue de las energías renovables discontinuas, tal y como señalamos en nuestro artículo acerca del fenómeno de la España vaciada y el papel del gas licuado como alternativa energética. La dificultad en el acceso y en mantener la continuidad del aprovisionamiento es un hándicap adicional que experimentan los municipios más pequeños y aislados. Dada esta situación, el gas licuado se ha consolidado como un suministro energético clave para los hogares que residen en estas áreas. Es utilizado por las familias para usos cotidianos como la climatización de sus domicilios, a través de calentadores de agua o equipos de calefacción, así como para cocinar. Por otra parte, el gas licuado es utilizado también como fuente de energía para otros elementos del hogar como electrodomésticos o chimeneas. Esta realidad no se corresponde únicamente con entornos rurales y enclaves remotos dentro de la Península. En España existen otros territorios que se encuentran energéticamente aislados, como el archipiélago canario, donde el gas licuado se transporta por vía marítima ofreciendo la posibilidad de suministrar energía a los hogares en cada rincón de las islas.   

Agricultura


pexels-photo-1212097-20220408141141.jpeg


La actividad agrícola requiere de suministros energéticos adaptados a las particularidades del sector, especialmente relacionadas con los territorios en los que se extiende, normalmente alejados del tejido urbano y con problemas de suministro y accesibilidad. Para los productores agrícolas, el gas licuado aglutina diferentes características que hacen de él una de las alternativas energéticas más eficaces y eficientes en el entorno en el que trabajan: su disponibilidad, portabilidad, versatilidad y su fácil uso y aprovisionamiento permite un mayor desarrollo del sector, tenidas en cuenta las limitaciones en el suministro energético en el medio rural. El gas licuado permite optimizar los procesos agrícolas, aumentando la producción a través de la cosecha y el secado de cultivos. En concreto, se utiliza como suministro energético para la climatización de maquinaria y procesos, agua caliente para saneamientos y técnicas agrícolas, como combustible y como generador de energía para transportes y máquinas. Además, destaca por ser una opción térmica segura y eficiente en el control de malezas y plagas, lo que permite que los procesos de cultivo sean más eficientes en su producción. Otro ejemplo, que encontramos en las zonas rurales del interior donde las temperaturas puedes llegar a ser muy bajas son las torres antiheladas, que son necesarias para proteger el cultivo del daño de la helada y evitar así una pérdida total de éste, y que utilizan el gas licuado como combustibleLos múltiples usos del gas licuado fomentan el desarrollo de un sector que enfrenta grandes retos por la falta de infraestructura en la localización en la que se encuentran.

Sector industrial, químico y transportes


foto-14_instalaciones-20220408141141.jpg


Según los últimos datos difundidos por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES), la industria y el transporte conforman el bloque que aglutina el mayor consumo sectorial en España de Gas Licuado, alcanzando el 58% del total suministrado a los diferentes sectores de actividad.En concreto, subsectores que aglutinan un mayor consumo de gas licuado son el transporte por carretera, en forma de autogas, la industria química y petroquímica, el hierro y el acero, papelería, alimentación y bebidas y la construcción. La portabilidad, el fácil manejo y transporte, así como su alto poder calorífico y su eficiencia han hecho del gas licuado un recurso energético relevante en todos estos ámbitos de actividad. A modo de ejemplo, los beneficios en el uso del gas licuado en el sector químico proceden de sus ventajas en las aplicaciones térmicas a diferentes procesos e infraestructuras de climatización, como calderas, tambores y hornos de secado, pero también como generador de energía para motores o turbinas. En definitiva, podemos observar cómo aquellos sectores que requieren de versatilidad en los usos y aplicaciones de sus suministros energéticos o de una mayor facilidad para su transporte y almacenamiento cuentan con el gas licuado como su gran aliado.